Soy una DRAMAQUEEN

Me encanta, no puedo negarlo. Disfruto íntimamente de esa tristeza controlada. Soy la Dama de las Camelias de mi salón.

Tengo hasta una lista en Spotify llamada Depresso para esos días de lluvia y melancolía. No vaya a ser que una inoportuna canción marchosa me alegre el día…

A veces creo ser la única adicta a los dramones de mentirijilla. Pero entonces veo el anuncio de la lotería y, después de soltar un par de lagrimones como dos langostinos, pienso en que hay muchas (y muchos) como yo.

Sino el éxito de series como Anatomía de Grey no se explica. Bebés que mueren, avión estrellado, loco armado en plan Columbine, accidente de coche, ahogamientos…

DRAMA EN VENA PARA ADICTAS

Y hablando de Anatomía de Grey. ¿Por qué me inflijo semejantes torturas psicológicas? Sé que voy a acabar hecha una María Magdalena, con el rimel corrido y una congoja que no me quita ni un buen y viejuno episodio de Friends.

Pero aún así le doy al PLAY

img_0193

Se masca la tragedia desde el principio y yo, con los kleenex en la mano, me preparo mentalmente para sufrir. Es el porno de las dramaqueens.

Niño llega en ambulancia. Padre desencajado le sujeta la mano. Phil, mírame, estoy aquí, te vas a poner bien. Tranquilo papá, puedo hablar, no me pasa nada.

Su ex, Linda, llega al hospital. Se gritan, se pelean, se reprochan. Los médicos corren. 

¡¡Está en parada!! Rápido. ¡Tres de epi! Palas, descarga ¡YA!

Después de cuarenta minutos de angustioso episodio y largas operaciones quirúrgicas, el niño sobrevive. ¡Uf!

img_0202

Pero de pronto, entra en shock. Justo delante de Jack y Linda. Pero, pero… si estaba bien. ¡Phil! ¡¡¡¡Phil!!!! ¡¡¡Nooooooo!!!

¡No te lo perdonaré jamás Jack! Deberías haber muerto tú. Era mi bebé y tú me lo has arrebatado.

Entonces, tumbada en el sofá bajo una mantita, lloro a lágrima viva, con un cierto pudorcito, eso sí, como para dentro. 

ESA SOY YO, LLORANDO

Esto lo hacemos casi todos de pequeños y luego, a algunos, se nos quedan reminiscencias de adultos.

Estoy triste, llorando por algo. Seguramente también premenstrual. De pronto, me veo en un espejo.

¡Pero si soy yo!

Mi gesto abatido, mis ojos llenos de lágrimas me fascinan. Y me quedo ahí, jugando con pensamientos trágicos en silencio. Estás sola en el mundo, SOLA, morirás sola.

Ya sabéis, forzando un pelín las lágrimas. Lloro torrencialmente, sin medida….

img_0200

Y de pronto, en la repisa del lavabo… ¡Hombre, el pintalabios que buscaba ayer! A ver cómo me queda.

El momento gótica suicida ha pasado. Me seco las lágrimas y a otra cosa, mariposa.

TE INVITO A MI FUNERAL

A veces, cuando voy conduciendo, fantaseo con mi propia muerte. ¿Qué pasaría si de pronto tuviera un accidente con el coche?

Hace tiempo que no pienso en eso. Era más un pasatiempo de juventud cuando no tenía hijos a los que dejar huérfanos. 

Imaginaba que ese amor secreto, al enterarse de que había muerto trágicamente, descubría cuánto me amaba en realidad.

img_0206

Cuando juego con esta idea, también visualizo a mis familiares y amigos diciendo cosas buenas sobre mí, esas que nunca te dicen en vida. Vale, soy una narcisista. Pero ¿quién no? Además, de los muertos siempre se habla bien, ¿no? Mirad sino la Barberá…

¿Quién iría a mi funeral? ¿Quién no?

¿En serio? ¿Tú? Eso sí que no me lo esperaba…

Proyecto la escena completa en mi cabeza. Se parece al final de la película Philadelphia. De fondo suena la canción de Queen «Who wants to live forever». En una pantalla se ve un vídeo con escenas descoloridas de mi vida: imágenes de cuando aprendí a andar, mi graduación, al timón de un velero con el pelo al viento, riéndome a carcajadas con mis amigos, barbacoas infinitas, jugando al beisbol con los niños en el patio trasero.

Un momento…

Yo no soy americana. Nunca he jugado al beisbol con mis hijos, ni tengo patio trasero, tampoco sé navegar en velero, ni existen vídeos de mi infancia… ¿Pero de quién es este funeral?

 

Lo confieso, soy una REINA DEL FAKE DRAMA. Tanto que a veces ni yo misma me reconozco.

Es ver un anuncio navideño como el de abajo y ponerme a llorar como el familiar de un seleccionado de La Voz. Da igual que esté en el trabajo.

Así que minimizo la ventana, tan rápido como si fuera porno, y digo que me acaban de dar una mala noticia…

 

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s