Me gustas. Lo sabes, ¿no?

¡Qué digo, me gustas! ME ENCANTAS.

Desde el primer día.

Enseguida me fijé en ti. ¿Cómo no hacerlo?

No sé si es el rollazo increíble que emanas o esa sonrisa espectacular que nunca se apaga pero todo el mundo quiere estar cerca de ti. Yo también, YO MÁS. Yo quiero ser algo tuyo.

Por fin, en un cumpleaños infantil, hablamos por primera vez y alabaste mi collar. Me sentí tan halagada. A TI te gustaba algo MÍO. Nuestra conversación fluía sin silencios raros, empezaron las bromas y la complicidad no tardó en llegar. Teníamos TANTAS cosas en común. No podía ser casualidad.

Eras fan de La Historia Interminable. ¿¿EN SERIO?? Ya me habías robado el corazón.

Hablamos sobre mi marido belga. ¿Cuál era ese rey español que se había cargado a tantos belgas? Otra vez risas. No nos acordábamos. Tú de Historia, yo de Humanidades. ¡Puto desastre de carreras universitarias! Ni la portada del libro se nos queda.

Al rato, te acercaste de nuevo. Me puse un poco roja, estaba nerviosa. Quería gustarte tanto como tú a mí. Me pediste el teléfono, el mail. Y dijiste esa frase, LA FRASE:

Eres de mi tribu.

Al principio no sabía qué querías decir pero me daba igual. Ser de tu tribu sonaba a oro líquido.

Explicaste: reconozco a los que son como yo, de mi tribu. Hablamos el mismo idioma. La sonrisa abierta, una mirada curiosa… Como si te conocieras de otra vida. Como si llevaras la misma sangre.

IMG_0308

Después nos sentamos con un café y hablamos durante cuatro horas que me supieron a cuatro minutos. Te conté mis miserias, entre risas. El campamento de verano donde las pasé putas, tus padres, mi familia, tus amigos, los míos, los lugares donde habías vivido, los sueños cumplidos y por cumplir… Nada une más que eso.

Desnudarnos el alma tan pronto, sin conversaciones de relleno y a carcajada limpia, es más íntimo aún que acostarse. Y a estas alturas de vida encontrar alguien como tú me parece un milagro.

Me diviertes, me interesas, me fascinas. Ya no me valen las medias tintas, quiero gente que me APASIONE.

Si estás leyendo esto, sabrás que hablo de ti.

Y de ti. Y también de ti.

Sabréis que hablo de VOSOTRAS, MIS AMIGAS RECIENTES.

 

IMG_0295

 

Amigos del cole, de la carrera. Del primer trabajo. Empiezas a sentir que tu cupo está cubierto. Para colmo, llegan los hijos y la ABSOLUTA falta de tiempo. Cero espacio para ti, pocos momentos en pareja, no te digo ya para socializar…

Descartas prácticamente la posibilidad de encontrar amigos nuevos que TE ILUSIONEN como cuando tenías ocho años.

Pero, como todo en esta vida, cuando menos lo esperas aparece lo que más necesitas.

No sé por qué sucede, por qué tú y no otra. Seguro que la Universidad de Michigan tiene varios estudios al respecto. EL CASO ES QUE LO SABES. Cuando conoces a una persona imprescindible en tu historia, lo notas desde el momento en que aparece en tu campo de visión. TÚ SERÁS MI AMIGA, TE ELIJO.

Algunas recién estrenadas, otras de hace varias temporadas. No he tenido que hacer sitio en mi agenda ni tampoco en mi corazón porque desde que os conozco no imagino mi vida sin vosotras.

Me dais alas. ¡Incluso he vuelto a escribir! Aunque sea estas cursiladas…

Puedo ser YO de verdad, con mayúsculas, sin pudor y con risas, MUCHAS. Y es que la vida sin reírse ES SÓLO UN CHISTE MALO.

 

GRACIAS.

A TODAS.

Porque la amistad a vuestro lado se convierte en amor apasionado.

IMG_0305

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s